martes, 29 de octubre de 2013

INAUGURACION HOSPITAL PARA ANIMALES EN LA PLATA

La Ciudad, con un hospital para animales único en Latinoamérica   Se inauguró ayer en la facultad de Veterinaria de 60 y 118 Quedó formalmente inaugurado ayer el nuevo Hospital Escuela de la facultad de Veterinaria. El moderno nosocomio, equipado con tecnología de punta, cambiará “sustancialmente la forma de enseñanza” en la casa de estudios y permitirá que los animales, sus propietarios y los alumnos y docentes ya no tengan que circular por los mismos espacios, lo cual posibilitará adaptar “las normas de bioseguridad a las actuales disposiciones internacionales, evitando que los integrantes de la comunidad académica se expongan a los riesgos que implica transitar por zonas con residuos patogénicos y biológicos”, se destacó, entre otros puntos, en el acto que se llevó a cabo sobre el mediodía de la víspera en 60 y 118. El hospital, que hasta ahora funcionaba disperso entre pabellones de aulas y oficinas administrativas y con entrada para los animales por avenida 60 -es decir, el ingreso principal-, se levanta en el fondo del predio. Consta de dos grandes edificios. Uno destinado a los pequeños animales (perros y gatos fundamentalmente) y otro a los grandes, como caballos, vacas, cerdos y ovejas. Ambos tendrán accesos independientes por diagonal 113, a la altura de su cruce con la calle 62. La obra se concretó en un plazo de un año y medio, y demandó una inversión de 8 millones de pesos que aportaron la facultad, la Universidad y la Nación. El decano de Veterinaria, Eduardo Pons, y el vicedecano Daniel Arias, destacaron que “con la puesta en marcha del Hospital Escuela estamos abriendo un espacio fundamental para la formación de nuestros alumnos a lo largo de toda la carrera. Dada la función educativa de nuestra institución, este emprendimiento nos permitirá generar un sistema de rotación en el que los estudiantes de segundo a quinto año participarán en las diversas actividades”. En otras palabras, el objetivo es que los alumnos entren en contacto con animales ya en el primer tramo de la carrera, puntualizaron. En la unidad académica hablan del “hospital de los pequeños” y del “hospital de los grandes”. En rigor, ambos edificios están separados por una vereda y compartirán algunos espacios. PERROS Y GATOS El de pequeños animales tiene 1.072 metros cuadrados cubiertos. Se construyó sobre la base de un edificio fundacional, respetando la arquitectura original interna y externa. Al hospital donde, como se dijo, básicamente se atenderá a perros y gatos, se ingresará por un portón de doble hoja ubicado en diagonal 113 entre 62 y 63. “De este modo, los dueños de las mascotas ya no circularán por los espacios internos de la facultad; entrarán directamente a una amplia sala de espera donde deberán esperar que les otorguen turno mediante una pantalla digital”, contó Arias. Tendrá 10 consultorios externos que funcionarán de 8 a 15, y también de especialidades, que atenderán de 13 a 15. Contará con farmacia, un laboratorio, salas de internación para pacientes con enfermedades no infecciosas y para pacientes con enfermedades infecciosas, dos quirófanos, sala de esterilización y dormitorio para residentes que cuidarán a los animales internados “las 24 horas, los 365 días del año”. En la facultad hicieron especial hincapié en el sistema de residencias, una modalidad que se implementó este año y que desde hace un tiempo ya cuenta con 10 alumnas avanzadas que hasta ayer trabajaban en el viejo nosocomio; ahora tendrán sus propias habitaciones. Un ala del hospital de pequeños se compartirá con el de los grandes. Será un zona en que se desarrollarán métodos complementarios de diagnóstico, como radiología, ultrasonografía, endoscopía y cardiología. Asimismo se construyó un depósito único para muestras de patología e inmunología. El edificio para grandes animales tiene 1.108 metros cuadrados y se construyó de cero. El ingreso también será por un portón -mucho más amplio- que da a diagonal 113. En sus alrededores hay un silo para almacenar alimento, las futuras pistas de trote y de vareo, los corrales, y la herrería para traumatología y ortopedia equina. Tiene un área de atención primaria, boxes de internación, quirófano con boxes para control del animal pre y posquirúrgico -tapizados para protegerlo de golpes-, sector de prealta, un lazareto para aislamiento de ejemplares con enfermedades infectocontagiosas, laboratorio, sector de imágenes y área de esterilización.

Leer más en http://www.eldia.com.ar/edis/20131026/La-Ciudad-hospital-para-animales-unico-Latinoamerica-laciudad1.htm

1 comentario:

  1. En muchas oportunidades los animalitos mueren sin atención por falta de dinero,no todo el mundo puede pagar ,sería muy agradable que siempre se pueda ayudar a un abandonado de la mano del hombre...Que nos genera impotencia a los que no miramos para otro lado...

    ResponderEliminar